jueves, 29 de junio de 2017

¿Debemos correr mientras estamos enfermos?




Estornudos, nariz tapada y músculos adoloridos, parece el inicio de un comercial de medicina. Desafortunadamente, enfermarte y experimentar estos síntomas es común cuando entrenas duro, especialmente si tienes niños en casa.

Cuando estás en medio de un segmento de entrenamiento es importante saber que hacer cuando te encuentras con la pregunta de correr o no correr cuando estas enfermo. Para hacer esta decisión más fácil, te voy a decir exactamente cuando esta bien seguir corriendo y cuando no y como ajustar tu entrenamiento de acuerdo a esto.




Lo más importante de recordar al correr enfermo es el siempre errar en el lado de la precaución si te dejan la opción.

Tomarte unos días de descanso del correr o aun el tomare unos días extra en vez de un entrenamiento difícil no va a arruinar tu condición. Si, los corredores somos creaturas obsesivas, pero dos o tres días de descanso no te afectará negativamente – y esto se ha probado científicamente (link). Se inteligente y paciente, te ira mejor a la larga.

Correr cuando estas congestionado


Si tus síntomas están relacionados a la congestión nasal – nariz tapada, congestión en el pecho y tos – es relativamente seguro correr. De hecho, una corrida fácil y una ducha caliente te ayudará a descongestionarte y te dará unas horas de sentirte normal.

Como ajustar tu entrenamiento


Deber considerar el bajar un poco la velocidad o la intensidad de tus entrenamientos o reemplazar una carrera difícil con un día fácil. Estar congestionado hará más difícil que te desempeñes al máximo. En vez de que te expongas a decepcionarte, ten el coraje de planear y ajustar antes de tiempo.
Si aun planeas entrenar, hay que hacerlo 10 a 15 segundos mas lentamente que todos tus entrenamientos, recuerda que los entrenamientos se diseñan para estimar el esfuerzo que se necesita para correr al ritmo marcado DADA TU CONDICION ACTUAL. Si estas congestionado, aun te puede beneficiar el entrenamiento.

Correr con la gripe o con temperatura


Si tienes síntomas de gripe, especialmente si tienes cuerpo cortado o fiebre, entonces no debes correr. Correr con fiebre no solo es peligroso pero alargará significativamente en tiempo que te tardarás apara estar al 100%. LA temperatura es la reacción del cuerpo a las infecciones virales o bacteriológicas. Correr también incremente tu temperatura, lo cual hará que los síntomas de la temperatura se agraven con el peligro de problemas de salud graves y de larga duración.

Como ajustar tu entrenamiento


No debes de correr si tienes temperatura. Tomate los días que sean necesarios para que te sientas normal haciendo tus actividades del día a día, recuerda que se tarda 10 dias en perder la condición física, por lo que no debes preocuparte de que el perder unos días arruinará tu entrenamiento.
Debes de correr el día después de que te sientas bien, por ejemplo, si te enfermas el lunes y te empiezas a sentir bien el jueves, entrena el viernes.
No te vuelvas loco he intentes recuperar entrenamientos. Tu sistema inmune aun esta delicado y tu cuerpo probablemente no esté en una condición óptima.

Ten paciencia con la enfermedad


Nadie quiere enfermarse, sin embargo, al ser inteligente en la forma en como afrontas la enfermedad puedes evitar estar enfermo por semana en vez de unos días. Y así volverás a entrenar antes de que te des cuenta.

Unete al grupo de facebook en este link

Correteando la cheve

Promocionar tu página también






Comparte este post con tus amigos en facebook o dale "me gusta"