lunes, 1 de agosto de 2016

El Maratón Olímpico: Los Angeles 1984, el primer maratón femenil




Ve al final de este post el video de la entrevista complete (en ingles).

5 de agosto de 1984, Juegos Olimicos de Los Ángeles, la temperatura alcanzaba los 32 grados centigrados con mucha humedad.

Así se corrió el primer Maratón Femenil de los juegos Olímpicos.

La justa fue ganada por Joan Banoit de estados unidos con un tiempo de 2 horas 24 segundos. Sin embargo esta carrera se recuerda por una dramática anécdota protagonizada por Gabriela Andersen-Schiess de Suiza quien arrastrándose y bajo la "fría" mirada de los jueces y doctores terminó el maratón olímpico en el lugar 37, veinte minutos después.





En una entrevista a el Canal Olímpico de you tube ella comenta como fue ese día.

  • Inicio muy bonito, con un discurso, tenían las banderas y dijeron que era el momento histórico en que las mujeres correrán el primer maratón en una olimpiada
  • Queríamos mostrar que fue la mejor decisión para el comité olímpico ya que no había evidencia científica de que
  • Las mujeres no podrían correr el maratón, ya había muchas mujeres corriendo maratones para ese entonces y queríamos demostrar que era posible.
  • La primer parte de la carrera fue de acuerdo al plan, sabia que no podía ir en el grupo puntero ya que no era tan buena, sin embargo no todos pueden ganar y había muchas competidoras, yo estaba apuntando a un décimo o décimo quinto lugar mas o menos.
  • Como al kilómetro 25, se empieza a acabar el combustible, y el entusiasmo de ir corriendo tu sola, y al kilómetro 32, empecé a sentir el calor, pero pensé que solo faltaban 10 kilómetros...!podía hacerlo!



  • Entonces perdí el ultimo abastecimiento de agua, no se por que, seguro estaba demasiado concentrada, así que el ultimo abastecimiento de agua no pude tomarlo. Eso definitivamente tuvo un impacto en los últimos kilómetros
  • Recuerdo que el ultimo kilómetro lo tuve que hacer mas despacio, y al llegar al túnel, recuerdo el momento por que es un poco mas fresco en el túnel.
  • Las reglas en ese entonces decían que solo podías tomar el agua en las estaciones de abastecimiento, por lo que al entrar al estadio ya venia muy deshidratada.
  • La deshidratación y el echo de que el calor dentro del estadio era mas intenso y en ese momento por la deshidratación tu cuerpo se acalambra.
  • Ese era mi mayor problema, por que mi cabeza sabia donde estaba y me decía a mi misma que me faltaban 400 metros, debía de continuar, pero mis músculos no respondían y todo se deterioró en los últimos 400 metros.
  • En ese momento fue solo repetir.. "¡Estoy en las Olimpiadas!, ¡Quiero terminar esta carrera!, !esta es mi primer y única chance de hacer esto!
  • Como ya tenia 39 años era ya muy complicado calificar a otra olimpiada 4 años después, si hubiera sido otra carrera, otro maraton cualquiera, seguro hubiera abandonado.





  • Solo por el calor del estadio me empece a caer a pedazos, pero recuerdo claramente, el apoyo del público, ¡hacia tanto ruido que era increíble!, el oír al publico fue lo que me hizo seguir adelante.
  • Un doctor me seguía, y fue muy criticado la manera "fría" en que me siguió por la pista pero luego el me dijo que me observaba de cerca, que mientras yo supiera hacia donde iba, y mientras hubiera síntomas de que aun estaba sudando eso significaba que no había legado al limite de la deshidratación.
  • Luego leí que otras y otros maratonistas tuvieron el mismo problema pero como fue mucho antes en la carrera, fueron asistidos por los médicos y no continuaron.
  • Como yo ya había llegado tan lejos, eso fue lo que marcó la diferencia, supongo que cualquier otra persona que hubiera llegado tan lejos hubiera intentado terminar la carrera.
  • Estaba feliz de llegar a la meta, y en ese momento no me importó que me sintiera mal por una semana, lo importante es que había terminado.

  • Lo que me sorprendió de una manera muy agradable, fue la compasión de todos, la reacción del publico que estaba viendo los juegos y de todos los atletas, a mi me daba algo de vergüenza no haberlo hecho bien y yo pensaba que no merecía toda esta atención.
  • Me sentía algo culpable, pero otros atletas me hicieron sentir bien por que me dieron mucho apoyo.
  • En su momento hubiera dado todo por cambiar el espectáculo que di por un 10 o 15 lugar, sin embargo ahora la gente se identifica contigo, por que ve el esfuerzo y se da cuenta que si en realidad pones tu mente en lo que haces, puedes sobreponerte a muchos obstáculos.


Ve aqui la entrevista completa (en ingles)




Unete al grupo de facebook en este link


Correteando la cheve

Promocionar tu página también






Comparte este post con tus amigos en facebook o dale "me gusta"