martes, 15 de noviembre de 2016

[Video] Diario del Everest Trail race, !Meta cumplida! Ricardo Sala, etapa 6, y video Resumen de la Etapa 5



Correteando la cheve es Media Partner de Ricardo Sala en su aventura en el Everest Trail Race, Recibiremos los reportes y comunicados de prensa de la carrera referentes a Ricardo Sala los cuales serán publicados aquí.






Video Resumen de la Etapa 5

ETAPA 6 FINAL. EVEREST TRAIL RACE
DE TYANGBOCHE A LUKLA. NEPAL
DISTANCIA RECORRIDA: 29.5 KILÓMETROS
DESNIVEL ACUMULADO: 5,243 metros
RICARDO SALA: ETAPA FINAL SUPERADA




Hablar de la sexta y última etapa del Everest Trail Race es como hablar de una batalla campal que termina pero lo que más quieres es felicitar a tu contrincante. Agradecerle por lo mejor que ha sacado de ti y de las cosas que te hizo hacer y ser gracias a sus embates. Terminé exahusto del físico pero reconstruido del alma, como cuando el guerrero se adentra en su cueva a lavarse las heridas, a limpiar su armadura, a pulir su espada y abrillantar su escudo, pero lleno en su interior de cosas nuevas, de cosas que no son cosas.

Para describir ésta última batalla quisiera hacer énfasis en sus participantes, nunca haciendo descripciones en primera persona sino en todos esos guerreros que algunos cayeron en combate y otros salieron avantes, pero todos juntos. Y juntos es una palabra fácil de decir y fácil de escribir, sin embargo "juntos" es una palabra fuerte, sobre todo en su práctica. Cuando se tiene a alguien y se convierte en algo "juntos" todo cambia. Yo te cubro, tu me cubres, yo te doy y tu me darás, yo confío y tu confías, yo lloro y tu me sacas, tu sufres yo sufro, y tu felicidad es mi felicidad. Y lo mejor de todo, se da sin esperar nada en regreso. Y así fue, vivimos está aventura juntos, cada quien con su historia y sus razones del por qué hacer esto. Yo lo hice porque hoy puedo y pude, pensar en el mañana sería difuso, especialmente para mí. Lo hice para sentir y esa parte fue cumplida.




Sin presunción o modestia, sino por contexto, les puedo compartir que he estado en retos al rededor del planeta con gente de todos los rincones del mundo, y después de vivir la Everest Trail Race me viene a mi mente una frase coloquial que dice: "Dios los hace y ellos se juntan", y así es. Revisé mi memoria en los retos en los que he compartido con gente de otras culturas, edades, colores de tez, nacionalidades, idiomas, etc. y caí en cuenta que realmente no importa nada de lo anterior, sino que todos estamos cortados con la misma tijera sin importar nada de lo mencionado. Nadie, en su más remoto sueño, estaba en su mente el no terminar esta semana de pruebas durísimas, nadie se quejaba de las inclemencias del clima o de las cosas que teníamos que pasar para darte "una ducha" por poner un ejemplo. Todos hablamos del mismo tema, todos compartimos experiencias de otros retos, todos hablamos de nuestros régimenes alimenticios, todos hablamos de como extender el horario de un día cotidiano para poder entrenar sin descuidar prioridades como nuestras familias y trabajos, sin importar si era Saltillo, Buenos Aires o un pueblito remoto en Francia. Todos compartimos formas y valores de estilos de vida, por lo que caí en cuenta que gente así es un tipo de gente y tiene un estilo de vida, que no importa su idiosincracia sino que simplemente "Dios los hace y ellos se juntan".


En lo personal la Everest Trail Race es sin duda alguna el reto deportivo, físico, mental , emocional y espiritual más duro y fuerte que realizado en mi vida. Ya fue comentado en demasía el desgaste físico, sin embargo el entorno y la falta de comunicación con mis seres queridos fueron una buena lección. La primera prueba era la de saber hasta donde llega uno estando solo de sangre, ya que compañeros existían. Éstas líneas que escribía al final de cada día era la única forma de comunicarme con "mi mundo", pero no era igual.

Hize grandes amigos en el calor de la batalla, donde el sudor, la tierra, el lodo, la lluvia, el hielo, el dolor, las sonrisas, los ánimos, los abrazos y las lágrimas se reunieron. Me enfoqué en aprender de cada persona, de cada comentario, de cada sonido de la naturaleza, de cada paso que daba, ya que nunca había estado en un reto en el que cada paso contaba, literal. Desfallecer ni pensarlo, pero el cuerpo me lo sugirió en varias ocasiones, lo cual tuve que rechazar su sutil forma de decirme que me detuviera. Los que me conocen saben que nunca atentaría contra mi cuerpo, sin embargo en ésta ocasión, en medio de la montaña, con adversidades físicas, fue diferente, sin embargo mi cuerpo se comportó a la altura, no le reprocho nada. En pocas palabras, mi cuerpo se la rifó hasta final y le estoy infinitamente agradecido por no darme la espalda.

De la organización de la Everest Trail Race hice grandes amigos. Como competidor no tengo la más mínima queja de la misma ni de los grandes seres humanos que están atrás de todo este circo romano. De la organización hablaré y escribiré en su momento todo lo que hay y existe para que ésto sea una realidad, lo escribiré en los espacios que me lo permitan los dos lectores que tengo (es obvio que Catón me supera), y precisamente con una frase de Don Armando quisiera terminar estas líneas: "En mi vida he hecho muchas cosas cuerdas de las cuales me arrepiento, y he cometido locuras colosales que ahora me orgullecen".






Si deseas enviarle un correo o comunicado directo a Ricardo hasta el Himalaya la organización provee una forma de contacto para hacerles llegar los e-mails... entra en este link (corredor #25)

Correteando la cheve

Promocionar tu página también






Comparte este post con tus amigos en facebook o dale "me gusta"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario