domingo, 13 de noviembre de 2016

[VIDEO] Diario del Everest Trail Run, Ricardo Sala etapa 4 y Video Resumen etapa 3!

Correteando la cheve es Media Partner de Ricardo Sala en su aventura en el Everest Trail Race, Recibiremos los reportes y comunicados de prensa de la carrera referentes a Ricardo Sala los cuales serán publicados aquí.

El video Resumen de la ETAPA 3 de esta epica carrera lo puedes ven a continuación y mas abajo puedes leer la crónica de Ricardo Sala.







ETAPA 4. EVEREST TRAIL RACE
DE KHARIKHOLA A PHAKDING, NEPAL.
DISTANCIA TOTAL: 27.5 KM
DESNIVEL ACUMULADO: 4,454 metros
RICARDO SALA: PRUEBA SUPERADA

La cuarta etapa inició, después de un par de kilómetros, con un ascenso en vertical de 6 kilómetros de distancia. Un buen momento para pasar tan menuda subida con las piernas digamos que frescas del día pero desgastadas de las tres etapas previas. Después de dicha escalada en el papel parecía un día normal, sin embargo todos estábamos equivocados al respecto, aprendiendo que en el Everest Trail Race no hay días comunes o normales.

Si le tuviera que poner un nombre a la presente etapa le pondría "la masacre". Era el cuarto día de competencia y los cuerpos de la mayoría de los competidores empezaron a entender que cuatro días de desgaste tiene sus consecuencias. En lo personal, cuando terminé el primer ascenso en el kilómetro 8, mi cuerpo físico empezó a colapsar poco a poco, primero con una caída notoria de energía en la que mis piernas simplemente querían pero no podían, después empezó mi estómago a reclamar por la monotonía del alimento que le había proporcionado durante los tres días previos. Noté que mi cuerpo estaba haciendo estragos por el esfuerzo de la semana, ya que no había consumido alimento diferente, por lo que caí en cuenta que más bien era el momento en el que el cuerpo recae y había que aceptarlo. Cada alimento que consumía era alimento que devolvía, tanto en lo líquido como en lo sólido. Mi cuerpo no aceptaba nada más que la realidad de que debería de continuar sin comer ni beber nada, ya que de lo contrario lo devolvería. Así continué por algunos diez kilómétros sabiendo que era lo que había y que tenía que continuar sin pensar en dicha adversidad. De pronto, con el paso de los kilómetros me empecé a sentir mejor y sin naúseas, fue cuando me animé a volver a comer algo, a beber suero que llevaba en mi mochila y apreté el ritmo para recuperar algo del tiempo que había perdido.



No pude recuperar tanto tiempo, ya que cual fue mi sorpresa que como un campo de batalla muchos de mis compañeros empezaban a caer cuales guerreros. Unos con dolores de rodilla, otros mareados, otros con dolor de tobillo, otros simplemente ya no podían continuar y era triste ver como tanta gente en un día que parecía normal empezaban a ver que el cuarto día era el "de la masacre". Lo bueno fue que cuando ví a algunos compañeros con síntomas adversos yo en lo personal ya me sentía mucho mejor, por lo que decidí acompañar a tres de ellos, y uno en particular que estaba muy mal de su rodilla le prometí quedarme con él hasta el final, sin importar mi resultado en cuanto al tiempo.

Fue un día grandioso ya que sorteamos nuestros demonios físicos y los vencimos, algunos no lo lograron, pero así esto cuando el cuerpo empieza a cobrar facturas retrasadas de días previos. Mi factura aún está pendiente de pago, más lo que se acumule en las siguientes dos etapas, sin embargo espero pagarla hasta cuando esté en México, o incluso esperar una condonación a mi deuda.

Los paisajes siguen siendo espectaculares. Cómo explicar con palabras lo que mi mente tiene almacenada gracias a mi vista. Son montañas bellísimas nevadas en lo alto y ríos corriendo en lo más bajo con su sonido violento pero relajante mientras uno está a lo alto, como si el volúmen del sonido del agua fuera mezclado a la perfección con el sonido del viento de los árboles, las pisadas de los tenis, la respiración al correr y el sonido sin igual de los bastones pegando en las rocas. Estar aquí es como estar en un lugar totalmente mágico que no le sobra ni un solo elemento, y mucho menos necesita algo de otros lugares, ni siquiera la civilización.

El día de mañana será la quinta etapa, un día que sirve para reestructurar el físico ya que es la etapa más corta de toda la semana y con el desnivel acumulado más amable de todos. Sabemos que en el Everest Trail Race no hay etapas sencillas, sin embargo dentro de lo duras de las etapas la de mañana será la más amable. Esperamos que todos los competidores podamos pasarla sin percances, aunque los mismos hacen que una experiencia ordinaria sea extraordinaria y una extraordinaria se convierta en épica.






Si deseas enviarle un correo o comunicado directo a Ricardo hasta el Himalaya la organización provee una forma de contacto para hacerles llegar los e-mails... entra en este link (corredor #25)

Correteando la cheve

Promocionar tu página también






Comparte este post con tus amigos en facebook o dale "me gusta"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario